Noticias recientes

playa Mantas 

Sí: Costa Rica es un país pequeño, pero con tanto por descubrir que una semana se queda corta para sus 51 100 kilómetros cuadrados.

Sí: Costa Rica es un país pequeño, pero con tanto por descubrir que una semana se queda corta para sus 51 100 kilómetros cuadrados.

No obstante, si siete días es el tiempo que tenés disponible para recorrerlo, no hay problema. Aquí te ofrecemos un itinerario que rescata algunas de las atracciones turísticas más reconocidas de esta nación centroamericana, para que lo tomés en cuenta al momento de planear esas vacaciones tan esperadas.

¡Adelante y sacale el mayor provecho a una de las semanas más inolvidables de tu vida!

Día 1

En tu primer día, enrumbá desde el aeropuerto hacia La Fortuna, para disfrutar de un par de días al lado del volcán Arenal, un cono semiperfecto que constituye uno de los mayores atractivos en el país. Si tu vuelo llega muy tarde en la noche, vale la pena entonces descansar cerca del aeropuerto y, al día siguiente, salir muy temprano en la mañana.

Día 2

Para el día dos, es recomendable descansar del viaje y disfrutar de las aguas termales con el volcán como telón de fondo. Así recobrarás energía para tener un tercer día lleno de actividades en la naturaleza.

Día 3

La naturaleza te está llamando a realizar una caminata por el parque nacional volcán Arenal. También existe la posibilidad de recorrerlo montando a caballo si te sentís en un ánimo más aventurero. Para concluir la jornada, podés darte un refrescante chapuzón en la catarata de La Fortuna.

Día 4

En el cuarto día es momento de enrumbar hacia la zona del Pacífico y disfrutar de uno de los mayores atractivos de Costa Rica: sus playas. En especial, playa Blanca es muy reconocida por ser la única playa con arena blanca del Pacífico Central. Para llegar hasta aquí, podés tomar un vuelo La Fortuna-Quepos y de ahí tomar transporte privado hasta Punta Leona. Otra opción es regresar a San José y enrumbar hacia la zona, ya que se encuentra a solo 60 minutos de la capital. Fácil y sin complicaciones.

Día 5

El quinto día te recomendamos realizar una caminata para disfrutar de la flora y fauna en Punta Leona, un lugar donde se conjugan playa y montaña en un solo sitio. Maravillate con las lapas que vuelan a tu alrededor, con la poca timidez de los monos cariblancos o la tierna lentitud de los osos perezosos. Si deseás complementar más tu experiencia con la fauna del país y que lo hace famoso mundialmente, te recomendamos visitar también el mariposario.

Por la noche, para concluir la experiencia natural, podés cenar en alguno de nuestros restaurantes, rodeado por la naturaleza.

Día 6

Dejamos lo mejor para el final: disfrutar de la playa, con todo lo que tiene para ofrecerte. Si te sentís todavía con energía suficiente luego de casi una semana de aventura, podés practicar paddle board, snorkeling o dar una vuelta en la banana para disfrutar del mar en todo su esplendor.

También, si te apetece más relajarte, podés combinar un día de reposo bajo una palmera con un masaje y un refrescante chapuzón en la piscina.

Al llegar la noche, es momento de brindar por unas vacaciones inolvidables en alguno de nuestros bares o restaurantes.

Día 7

El último día es momento de regresar a San José para tomar tu vuelo, o bien, si sos un turista nacional, de volver a casa con las pilas recargadas.

Sin embargo, gracias a la cercanía de Punta Leona con la capital, que se encuentra a solo una hora de San José, podés aprovechar el día para ir a comprar souvenirs en los mercados de artesanía (como el Central o La Casona) o darte una vuelta por el Teatro Nacional, una de las joyas arquitectónicas de Centroamérica.

¿Te gusta el plan? Entonces ponelo en tu agenda para disfrutar de Costa Rica, un país pequeño, pero fascinante. No en vano dicen por ahí que los mejores perfumes siempre vienen en envases pequeños.